CONTACT US

Use the form on the right to contact us.

One of our staff members will get back to you in less than 24 hours.

Name *
Name
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

PAUE BLOG - ES

La música como un modo de "ser" en el mundo.

Sophie Gravier

Laure Stelhin se convirtió en flautista a causa de una revelación tras escuchar una partitura de flauta de Bach cuando aún era una niña. "Si hubiese sido una partitura de violín, habría aprendido violín". Estudió en Estrasburgo antes de decidirse por el estilo barroco y conocer a Bartold Kuijken en Bruselas.

En 2010, cayó gravemente enferma. "Me di cuenta de que ya no aguantaba los sonidos agudos". Comenzó a tocar la batería para adentrarse en sonidos más graves y profundos. Luego se interesó en encontrar el equilibrio personal a través de los sonidos. Su enfermedad le hizo darse cuenta de que tenía que apartarse de la competitividad. Lo aprendió de una mujer estadounidense especializada en canciones chamánicas tradicionales. Poco después conoció a Robin.

Robin Scott Fleming es un músico autodidacta. "Cuando era niño, intentaba imitar cualquier sonido que pudiera escuchar". Su abuela vio en él esta sensibilidad por la música, como muchos de los miembros de su familia, pero quería mantenerse libre de esa presión. "Aprendí a tocar la guitarra solo. Luego la percusión. Necesitaba ritmo, en todo momento". Su primer flechazo fue con Bolero de Ravel.

Empezó a tocar en una banda de rock, cambiando de un instrumento a otro. Luego viajó a India, donde finalmente encontró su verdadera vocación: "Volví a casa con un sitar y la confianza de que la música era una experiencia espiritual más que cualquier otra cosa". Se convirtió en un improvisador, creando sonidos, y fue ahí que conoció a Laure.

Decidieron contar historias con sonidos, convencidos de que las vibraciones y la búsqueda de texturas y colores crean milagros en el cuerpo y la mente.

"Estamos realizando conciertos holísticos. El público se encuentra a nuestro alrededor en un círculo como rayos de sol y nosotros tocamos en el medio. Intuitivamente estamos improvisando para mantenernos con los elementos naturales: agua, fuego, tierra, aire y también la mente, el quinto elemento que une todo ".

Están utilizando sus voces e instrumentos: flauta de madera barroca para Laure, cualquier tipo de percusión para Robin. "Los cuencos de cristal tibetano crean una atmósfera única. La combinación de la flauta con la caja shruti es extraordinaria. El didjeridoo aborigen tiene efectos sorprendentes en personas autistas". También usan su talento creativo con otros materiales como conchas, rocas y semillas ... Después de la presentación, el público habla sobre sus emociones y describe lo que siente.

Grabaron un álbum llamado “Elements” que ilustra su trabajo como arquitectos de sonido, como pintores de vibración. "No hay nada religioso o intelectual en nuestro enfoque. Estamos trabajando mucho en ello, pero el éxito radica en que nos sentimos transportados sin poder explicar el por qué".

Laure expresa su avidez y pasión mientras que Robin parece más tranquilo. Ella es Aries (fuego). Él es Piscis (agua). Por lo tanto, el primer y el último signo del zodíaco lo que podría explicar su complementariedad. Como curiosidad, estos dos signos son también los más importantes en la carta astral de Jean-Sebastien Bach.

¿Cuál es el objetivo final de su experiencia sonora con el público? Laure se lo piensa. "Alegría ... en el sentido de alegría de vivir", dice ella. "Acercarse a los recursos que nos conectan con el mundo", agrega Robin.

El gran Bach no habría desaprobado esta filosofía musical ya que su Dios estaba lejos de ser moralista o sectario.